Usted está aquí

Nos enfrentamos a un complejo fenómeno social que se relaciona con el concepto de la niña y la mujer en la sociedad y la familia

Karla Evelyn Hananía de Varela
Ministra de Educación de El Salvador.


El embarazo en niñas y adolescentes es un flagelo que coloca a este grupo de población tan estratégico para el desarrollo del país, en riesgo de ver violentados derechos básicos como el derecho a ser protegidas contra todo tipo de violencia, el derecho a la educación y a vivir plenamente su niñez y adolescencia.  Adicionalmente, el principal origen del embarazo en niñas y adolescentes es el abuso sexual, la violación y el incesto, los cuales suceden con más frecuencia dentro del hogar. Nos enfrentamos, entonces, a un complejo fenómeno social que se relaciona con el concepto de la niña y la mujer en la sociedad y la familia.

Queda en evidencia que el abordaje integral del fenómeno trasciende el ámbito educativo; sin embargo, el carácter de la escuela y su obligación de garantizar el derecho a la educación sin ninguna discriminación puede contribuir, sustancialmente, a la prevención, detección y un apropiado abordaje del fenómeno, disminuyendo sus nefastas consecuencias en la vida de niñas y adolescentes.

La legislación internacional y nacional reconocen el derecho de las niñas y adolescentes a ser protegidas contra la violencia sexual y a gozar del derecho a la salud y a la educación, desarrollando su pleno potencial como seres humanos.

Para abordar con seriedad el fenómeno de los embarazos en niñas y adolescentes, se necesita contar con instrumentos de monitoreo y evaluación, así como con intervenciones articuladas entre instituciones.

El MINEDUCYT está seguro de que este instrumento será de gran utilidad para orientar intervenciones integradas y coordinadas que permitan diseñar políticas, programas y estrategias reales y efectivas.

El Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología está comprometido a abordar desde el enfoque de derechos humanos de la niñez y la adolescencia la formación del cuerpo docente en el abordaje de la Educación Integral de la Sexualidad, de acuerdo con las etapas evolutivas de la niñez en edad escolar para prevenir, así, nuevos embarazos y violencias contra las niñas y adolescentes.