Noticias

Los aportes del trabajo doméstico y de cuidados en El Salvador: visibilizando las brechas.

19 Septiembre 2018

19 de septiembre, 2018.  Este día se realizó el foro denominado: Los aportes del trabajo doméstico y de cuidados en El Salvador: visibilizando las brechas, organizado por la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (Fundaungo).

En dicho foro se conversó en torno al “Estudio sobre el impacto social y económico de los cambios en la estructura por edad de la población y sus consecuencias para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en El Salvador”, en el cual se aborda el dividendo demográfico en El Salvador, para conocer si se está tomando ventaja del mismo; desarrolla estimaciones considerando la contribución del trabajo productivo no remunerado y la relación con el dividendo de género. Además del dividendo demográfico, etapa actual de El Salvador en la transición demográfica, se aborda también el envejecimiento poblacional como futura etapa, analizando la sostenibilidad del sistema de protección social en el país.

En el foro participó Desireé Arteaga de Morales, Oficial de Población y Desarrollo de UNFPA El Salvador, quien destacó la importancia del uso de estos instrumentos metodológicos, como las cuentas nacionales de transferencias intergeneracionales, para analizar y considerar intervenciones de política pública que incidan en el aprovechamiento del Dividendo Demográfico para El Salvador y el impacto de las dinámicas demográficas en el crecimiento económico y la generación de empleo decente.

“Si no se hace nada”, la deuda pública sobrepasaría el 80 % del PIB en 2040 y llegaría al 100 % en 2050, afirmó Werner Peña, consultor de Fundaungo, quien enfatizó que junto a la discusión de reestructurar la deuda también se debe incluir las implicaciones de la transición demográfica en las finanzas del Estado a largo plazo.

“Las presiones fiscales se acentuarán con el envejecimiento poblacional debido a una mayor proporción de receptores netos, mientras que se registrará una disminución en la proporción de los financiadores netos en el consumo relacionado a salud, protección social y pensiones”, señaló Fundaungo en el estudio.

Este estudio se realiza en el marco de las Cuentas Nacionales de Transferencias Intergeneracionales promovidas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la oficina Regional de UNFPA.